marcha_lapices

La noche de los lápices

opinion
“¿…Por qué siempre se enfurecen con los jóvenes, por que siempre los conservadores de una Nación degradan a la juventud militante, por que la oposición por la oposición misma se enfrenta a los sectores más puros, más progresistas de una sociedad…?”  

marcha_lapices

Discurso de Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de la Nación  Argentina

El 16 de septiembre, tiene lugar el episodio conocido como “La Noche de los Lápices”, cuando siete estudiantes del colegio secundario fueron secuestrados en la ciudad de La Plata por reclamar la implementación del boleto estudiantil. Seis de ellos fueron torturados y asesinados por la dictadura del general Jorge Rafael Videla.

Las víctimas fueron en su mayoría estudiantes de la Unión de Estudiantes Secundarios, rama estudiantil del peronismo  revolucionario de La Plata. Esta agrupación, junto a otras escuelas, había reclamado en 1975, ante el Ministerio de Obras Públicas, el otorgamiento del boleto de autobús con descuento estudiantil secundario, y gracias a su organización social lo habían conseguido.

Cuando la dictadura cívico – militar suspendió el derecho conseguido por los estudiantes secundarios en septiembre de 1975, lo hizo con la clara intención  de detectar, mediante un trabajo de inteligencia, quiénes eran los líderes (a quienes llamaban «potenciales subversivos») en cada escuela e ir a buscarlos. Así lo afirma un documento histórico de  la Jefatura de Policía de la Provincia de Buenos Aires llamado La Noche de los Lápices, firmado por un comisario de la época.-

Hoy queremos conmemorar a esos jóvenes que luchaban por una patria más justa y por la  igualdad de derechos para los más necesitados. Es preciso terminar con la demonización de la participación política juvenil y acercarnos a un desarrollo de plena ciudadanía, sin importar la edad, sino más bien el interés común y el hacer por el otro.

Formamos  parte de una generación en donde nos  hicimos jóvenes después de la dictadura, en una democracia que iba claudicando, que daba punto final y liberaba represores, que hablaba de una noche donde unos estudiantes individuales e inocentes de toda política peleaban sólo por un boleto estudiantil. Hoy sin eufemismos queremos reivindicar la protesta estudiantil y la capacidad de movilización de los jóvenes militantes, para reclamar igualdad en donde no se  la percibe.

En esta conmemoración debemos distinguir también, que la desarticulación de la protesta estudiantil ha sido en nuestro país una forma nefasta de hacer política y es nuestra responsabilidad ética reconocer a los estudiantes, más allá de cualquier ideología, como sujetos activos de reconocimiento de derechos. Si lo conseguimos habremos colaborado con la historia

La lucha de esos jóvenes forma parte de las luchas que enfrentaban a toda una sociedad y que hoy sigue intentando bastardear toda reivindicación juvenil por parte de algunos sectores que no han entendido el juego dinámico de la democracia, que a Dios gracia es bastante inorgánica, transversal y no sabe de barreras políticas ni de edades iniciales.

Creo que estamos frente a un gran momento para reparar la historia. Quiero destacar que hoy podemos reflexionar en todo lo ganado en esta década en materia de  ampliación de derechos: que nuestros jóvenes pueden votar a los  16, donde todos tienen trabajo, donde hay Asignación Universal por Hijo, donde la escuela se termina, donde las becas para estudiar son una realidad tangible y en donde la participación juvenil dejo de ser una promesa para transformarse en algo concreto. Quizás reconocer este progreso institucional sea nuestro mejor homenaje.

Este 16 de septiembre no es una fecha folclórica. Es una fecha para seguir peleando por todo lo que falta, para reconocer en cada joven una posibilidad de lucha hacia la igualdad social, hacia la solidaridad de clase y  la soberanía política.

Muchas gracias